lunes, marzo 15

Ave Fénix o avestruz

Como un ventarrón que destruye nuestra guarida y que nos obliga a elevar el vuelo o a dejarnos abatir. Los problemas forman parte inevitable de la vida y está en nuestras manos el poder decidir si los enfrentaremos siendo como el ave fénix o como el avestruz. 

Pues todo depende de cómo percibamos las dificultades que se nos presentan. Es algo negativo que nos aterra y nos paraliza, o es una oportunidad para hacer un cambio radical y valioso.

Pienso que no importa lo que nos haya tocado vivir, los errores que hayamos cometido o las oportunidades que no supimos aprovechar. Nunca es tarde para ponernos de pie y decir ¡Basta! Siempre podemos salir adelante sacudiéndonos el lodo y volando muy lejos del pantano.

Se que puedo abandonar mi comodidad, enfrentar mis miedos e inseguridades y emprender el vuelo. Siempre hay razones para continuar a pesar de todo. Sólo debo encontrar dentro de mi esa luz que ilumine el camino a seguir.




miércoles, febrero 24

Bajo la lluvia

Una suave llovizna mojaba su cara. Anochecía y allí estaba ella, melancólica y sola en aquel paradero, mientras el humo de un cigarrillo diluía su frágil y delicada figura. Observaba al resto del mundo como un decorado. Su mirada perdida chocaba con rostros ajenos. Se percibía rodeada de todo y sin embargo se sentía en medio de la nada. Su corazón acongojado latía por su recuerdo. Su cuerpo entumecido deseaba sentir el calor de su tacto, sus labios ansiaban el sabor de sus besos y sus dedos anhelaban ser plumas que rozasen su piel. La lluvia se hacía más intensa, así como la noche más oscura y fría. Su corazón era alborotado por el recuerdo de esos momentos maravillosos vividos junto a él. Resonaban en su cabeza cada una de sus tiernas palabras y cada uno de sus detalles, que pese al paso del tiempo, aún su alma despeinaban. Ella esboza una dulce sonrisa de gozo, porque en medio de la extraña multitud, solo piensa en que a pesar de la distancia se tienen el uno al otro, porque él la eligió y porque ella lo eligió a él. Y no le importó la lluvia y no le importó el frío, y así decidió seguir su rumbo imaginando que tomada de su brazo caminaba junto a él.



domingo, febrero 14

¡Feliz día del amor y la amistad!

Hoy se celebra en casi todo el mundo el día de San Valentín, "el día del amor y la amistad". En lo personal pienso que esta fecha debiera celebrarse todos los días del año, ya que es una instancia para expresar a nuestros seres queridos nuestro cariño. ¿Por qué hacerlo un sólo día y no los 364 restantes?

¡Y ojo! No es solo para celebrarlo si se está en pareja, sino también con nuestros hijos, padres, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos, nietos, amigos y por supuestos con nuestras queridas mascotas, en definitiva, con todos aquellos que nos rodean y que ocupan un lugar dentro de nuestro corazón.

Amen sin condiciones, amen libremente, amen sanamente, amen honestamente, amen respetuosamente, y lo más importante, ámense a ustedes mismos para amar a un otro de mejor manera.

Espero que todos ustedes, mis amigos de letras, hayan disfrutado de este día especial. 

¡Un abrazo enamorado!



sábado, febrero 6

Solo un instante

Solo un instante nos puede tomar derribar los barrotes que mantienen prisionera nuestra mente... liberarnos de las trampas autoimpuestas... enfrentar y derrotar a los fantasmas de nuestro pasado que atormentan nuestro presente... decidir avanzar sin temor al fracaso y sin dar un paso atrás... mirarnos al espejo y aceptarnos con nuestros defectos y virtudes... quitarnos la máscara que no nos permite mostrarnos tal cual somos... perdonar a quien nos hizo daño para liberarnos del rencor que al final amarga nuestra propia existencia... solo un instante para reconciliarnos con nuestros errores... para sacarnos el escudo que protege nuestro corazón y que no nos permite amar libremente.

¡Solo un instante! El problema es que a algunos les puede tomar toda la vida...


lunes, diciembre 21

Una Navidad diferente

Para todos este año ha sido muy difícil. Hemos vivido meses con gran incertidumbre, hemos enfrentado día tras día nuevos desafíos e intentado sobrellevar la angustia y lidiar con altos niveles de estrés de la mejor forma posible. Y lo más doloroso dentro de todo, es que muchas familias han perdido a algún ser querido a causa del virus, lo que lamento profundamente. Es por todo lo vivido que esta Navidad tendrá un sabor diferente. 

Siento que esta es una época para hacer un balance de este año que ha sido tan duro. Un año en que un enemigo invisible nos hizo recordar lo frágil y vulnerables que somos, pero también nos hizo recuperar nuestra sensibilidad. También nos hizo darnos cuenta de que somos resilientes, que somos capaces de adaptarnos y de enfrentar la adversidad en escenarios muy complejos. 

Nadie imaginó siquiera que sería capaz de aguantar tantos meses de confinamiento. Bendecidos somos los que hemos podido vivir el encierro en una casa espaciosa, con un jardín o una azotea, que de alguna manera nos mantienen conectados con el exterior. Distinta es la experiencia para aquellos que viven en un departamento con menos espacio y menos comodidades. Por eso debemos ser agradecidos. 

Y hay mucho más por agradecer. Por mi parte agradezco por lo vivido hasta hoy y por lo que me queda por vivir durante esta pandemia que aún no termina. Quedan proyectos por realizar y sueños por cumplir y confío en Dios en que todo será posible. 

En estas fechas en donde el amor y la unión familiar son protagonistas, quiero enviar un mensaje de esperanza para todos quienes continúan soñando con un futuro mejor. Por favor no abandonen la ilusión. Perseveren, insistan, no bajen los brazos y no se dejen abatir por las circunstancias adversas. Si una puerta se cierra busquen nuevas alternativas, porque siempre hay una luz al final del túnel para todo aquel que mantiene intacta su fe. Sigamos soñando mientras encaminamos nuestros pasos hacia la meta que deseamos alcanzar. 

Permitámonos participar en una Navidad diferente. Ahora tenemos la posibilidad de hacer una pausa en el camino para cerrar etapas y abrirnos hacia un nuevo horizonte. Resignifiquemos la Navidad. Podemos acercarnos a nuestros seres queridos de una manera diferente. Utilicemos la tecnología que tenemos a nuestro alcance y transformemos mensajes y llamados en esos abrazos que estarán ausentes. Cada uno de esos gestos será muy importante, pues acortarán distancias, entibiarán el alma, transmitirán mucho amor y la esperanza que tanta falta nos hace. 

Aquellos que puedan reunirse con sus familias celebren con prudencia y siempre tomando todas las medidas necesarias para seguir a salvo. Por favor no bajemos la guardia, aún en tiempo de festejo no podemos olvidar que nuestro deber es seguir cuidándonos y cuidando de los demás. 

Para ustedes mis queridos amigos lectores de mi "Espejo del alma", deseo que en  Nochebuena junto al nacimiento de Jesús se renueve la esperanza en sus corazones y que el Año Nuevo sea mejor para todos.