junio 09, 2010

Que tengas un buen día!

¿Y de qué depende que sea bueno? Sólo de uno mismo. Es un problema de actitud, nada más. Puedes quejarte porque el día amaneció frío y lluvioso o dar las gracias porque gracias a esa lluvia se limpia el aire de tanta contaminación. Puedes sentirte agobiado porque no tienes más dinero o estar contento porque aunque no ganas demasiado te alcanza para vivir con lo necesario. Puedes quejarte por un simple dolor de cabeza o regocijarte por estar vivo. Puedes lamentarme porque tus padres no pudieron darte lo que hubieses querido o sentirte agradecido de que te permitieran haber nacido. Puedes autocompadecerte por estar solo o animarte para descubrir nuevas relaciones. Puedes quejarte porque tienes que ir a trabajar o gritar de alegría por tener un trabajo. Etcétera, etcétera, etcétera. El día se presenta ante ti esperando a que le des forma. Lo que suceda hoy depende sólo de ti.

¡Que tengas un buen día! A menos que tus planes sean otros...



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias amigos por estar presente y ser parte de mi "Espejo del Alma". Gracias por sus palabras, las que me motivan a seguir compartiendo con ustedes este pedacito importante de mi vida. Gracias por el cariño que me demuestran en sus comentarios, el que alimenta mi corazón día a día de sabiduría y amor.