octubre 27, 2006

Síndrome de la hoja en blanco

Hoy es uno de esos días en que no se me ocurre absolutamente nada interesante que escribir. Sufro del llamado "síndrome de la hoja en blanco". Un día en que el mejor panorama es ver televisión, ojalá algún programa misceláneo, que no requiera gran esfuerzo mental. Leer tampoco me atrae, porque si lo hago lo más seguro es que no me entere de lo que acabo de leer. No tengo la suficiente capacidad de concentración en estos momentos... o me quedaré dormida. Definitivamente, hoy es uno de esos días en que voy por la calle y me encuentro con un billete en el suelo y lo piso y no me doy cuenta. Debe ser la lluvia, no sé por qué llueve en plena primavera. Eso deprime a cualquiera. Pero no estoy deprimida, para nada. Es sólo cansancio. Siento un poco de impotencia por no saber cómo desatar los nudos que se han armado en mi cabeza este último tiempo. Necesito pensar, todo el mundo lo hace. Pero claramente no será hoy. Tal vez mañana, y si es que no llueve.



12 comentarios:

  1. Cuando se siente asi, es preciso meditar. La psiquica tambien requiere de vez en cuando de un masaje esperitual.
    www.directour.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Descansa, Reina...

    Descansa y coge fuerzas para cuando tengas que emplearlas. A veces es preciso frenar, no pensar mucho y hacer reposar al cuerpo, pues él es el gran motor de nuestra existencia; también él necesita recarga de batería.
    Ya llegará ese mañana que te ilumine... y si tampoco llega, quizás EL si lo haga...¿No?

    Besos...primaverales

    ResponderEliminar
  3. Pucha, oye chiquilla, verás como puede volver a salir el sol de tu interior.
    Espero que él lo haga salir.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  4. Toma un chocolatito caliente..que haga sentir tibio tu corazòn.. te deseo que el sol salga con toda su fuerza y que pronto veas un lindisisimo arcoiris ahi!! saludos, gracias por tu paso en mi blogg..besos...desde mexico

    ResponderEliminar
  5. lo que sea, hacelo hoy.
    el mañana no existe.
    slds.
    CHE

    ResponderEliminar
  6. Abstraída en la nada...
    también me siento así a veces, pero sabes, luego viene un periodo de iluminación jejeje.

    Ahh lo que escribí, no representa mi tristeza, es sólo que quería plasmar algo sobre el acto de suicidio.

    bueno, muchos besos y abrazos para ti querida Lady Blue.

    ResponderEliminar
  7. En momentos así, me detengo ... y vivo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Suele ocurri que aveces nos despertamos con las manos atadas y la pluma en el tintero ni siquiera se nos muetra seductora, suele ocurrir que aveces hacemos zapping buscando monitos animados o hasta el amtinal de Chile con tal de no pensar, suele ocurrir que un día de estos nos vale madre el resto.

    Saludos y gracias por tus felicitaciones

    ResponderEliminar
  9. A veces nuestra mente se colapsa de tanto pensar en lo mismo.
    Procura distraerte, pasear y abrazarte a un árbol.

    Besos.

    bohemiamar.

    ResponderEliminar
  10. Suele pasar…Nomás no fluyen las ideas, nomás no tenemos nada que ofrecer, nomás estamos tan blancos de mente como cuando nacimos. Pero demos gracias que es temporal y que hasta de eso podemos escribir.

    ¿Será entonces que la mente en blanco es algo en la mente?

    ¿Será que la poca creatividad es tenerla?

    ¿Será que el síndrome del que usted habla ayuda a plasmar ese sentir?...

    … …. … …

    Preguntas que algún día, cuando sea investigador, como esos que salen en la tv, las contestaré.

    Saludos querida.

    ResponderEliminar
  11. a veces nos desconectamos, debe ser que nuestra mente nos dice que necesita un tiempito de piloto automatico

    besos

    ResponderEliminar
  12. Entrega más allá tu manera de escribir..me gusta..

    Sindrome de hoja en blanco?Mmm.. me suena demasiado familiar ¬¬..ahora ultimo en el estres se hace bastante prsente xD

    Saludos! Buen blog..

    ResponderEliminar

Gracias amigos por estar presente y ser parte de mi "Espejo del Alma". Gracias por sus palabras, las que me motivan a seguir compartiendo con ustedes este pedacito importante de mi vida. Gracias por el cariño que me demuestran en sus comentarios, el que alimenta mi corazón día a día de sabiduría y amor.